Los crímenes contra periodistas impulsan el silencio en Honduras  ¿A quién le conviene tener periodistas callados?

Este 05 de diciembre de 2018, Pen International y Pen Honduras realizaron el Conversario “Los crímenes contra periodistas impulsan el silencio en Honduras  ¿A quién le conviene tener periodistas callados?”, en un hotel de la capital Tegucigalpa, donde asistieron periodistas, defensores de derechos humanos, luchadores sociales  y delegados de misiones internacionales en Honduras.

Cesario Padilla, miembro de la Junta de Pen Honduras condujo el evento. En la mesa principal estuvieron Eduardo Bahr; Julio Ernesto Alvarado; Jorge Miralda y Dina Meza, también de la Junta Directiva de Pen Honduras.

Estuvo Mario Argeñal, hermano del periodista asesinado Juan Carlos Argeñal , a quien hombres armados lo mataron dentro de su casa el 07 de diciembre de 2013.

Este es el discurso que de Dina Meza,  Presidenta de Pen Honduras:

Tegucigalpa, 05 de diciembre de 2018

Cada minuto que pasa los periodistas y las periodistas perdemos, la sociedad pierde, si no ponemos un alto a la impunidad de los crímenes contra este sector importante en una democracia.

Pen International y Pen Honduras han iniciado desde el 2014 una carrera contra el tiempo para impulsar el castigo a la impunidad de muertes de las personas que se dedican a ejercer el periodismo en nuestro país.

Consideramos vital que el Estado de Honduras asuma una responsabilidad en este tema tan crucial para la democracia, mientras más se demore y se lave las manos con excusas, otras personas que decidieron dedicarse al periodismo están en riesgo de muerte, la sociedad pierde hombres y mujeres cada año, y hasta ahora a pesar de que nos dicen que hay investigaciones no tenemos nada en concreto, ese silencio sin sentido tiene a toda la sociedad en riesgo.

Matar a un o una periodista es la normalidad en Honduras, uno de los países que no tiene una guerra, pero que ocupa una oposición vergonzante en el mundo, vemos las cifras que los entes del estado nos presentan con tanta normalidad que da miedo, los muertos son solo números, pero quienes tienen la responsabilidad de investigar se quedan de brazos cruzados, eso lo diremos mientras no nos demuestren lo contrario, porque es muy común la excusa que no se puede dar información porque estropea las investigaciones o violenta la ley.

¿De qué investigaciones nos está hablando el Estado?, el primer periodista asesinado fue German Rivas, en el año 2003, hasta ahora no ha habido justicia, después, con el golpe de Estado de 2009, la cifra se elevó de tal manera que todo el mundo giró sus ojos a nuestro país, hasta la fecha más de 75 tumbas yacen desiertas, solamente sus familiares las visitan cada año, su dolor es tan grande como la inmensa impunidad en que nos encontramos hasta ahora.

Mientras eso ocurre la sociedad parece impávida y el Estado tiene una gran mora para resolver estos asesinatos.

¿A quién le interesa mantener callados a los periodistas?, ¿por qué los matan?, su muerte silenció muchas cosas, arbitrariedades desde el poder o de grupos organizados, los temas no quedaron en el olvido, pero casi nadie se atreve a abrir de nuevo la investigación porque sencillamente está en riesgo quien se atreve a hacerlo.

Este conversatorio denominado “ LOS CRÍMENES CONTRA PERIODISTAS IMPULSAN EL SILENCIO EN HONDURAS, A QUIÉN LE CONVIENE TENER PERIODISTAS CALLADOS”,  se realiza en el marco del Día Internacional para poner fin la impunidad de los Crímenes contra Periodistas, que se conmemora todos los años el 02 de Noviembre, nosotros lo hacemos hoy para recordar a uno de los periodistas que dio su vida por destapar un hechos corrupto, Juan Carlos Argeñal, quien a pesar del riesgo sacó a la luz lo que estaba pasando en un hospital del oriente del país, pero los criminales lo mataron el 07 de diciembre de 2013 dentro de su casa, dos días para que se cumplan  cinco años del crimen.

¿Alguno de ustedes recuerda a Juan Carlos?, quizá muchos de nosotros nos lamentamos por su pérdida, pero, ¿qué ha hecho el Estado de Honduras para esclarecer su muerte?

Nuevas instancias han surgido para supuestamente proteger a los periodistas, pero aún está por verse la efectividad para detener esta barbarie.

Muchos y muchas periodistas no encuentran una respuesta ante fuertes amenazas que están pasando, solo por informar de asuntos que a algunos no les interesa que salgan a la luz. El Mecanismo de Protección y la Fiscalía de Protección tienen la responsabilidad de llevar a cabo acciones preventivas para evitar más muertes.

Pen International ha mantenido una campaña para demandar justicia, hay una silla que se quedó vacía porque Juan Carlos lo quitaron de en medio, ¿quiénes fueron?, hasta ahora hay secretos a voces, pero la justicia está cada vez más lejana, los perpetradores están confiados, saben que las autoridades no quieren tocarles.

Pero es importante reflexionar en este tema, la sociedad no puede seguir sin decir nada, cuando matan a un periodista matan su cuerpo, matan la información, nos matan a todos.

Al salir de este lugar debemos asumir todos y todas unas responsabilidades, demandar que el Estado se deje de cuentos y castigue a los responsables, de lo contrario tendremos muchísimas sillas vacías, donde faltan los y las periodistas asesinados.

Muchas Gracias.

En el evento se organizó un altar para Juan Carlos Argeñal con todo lo que él usaba para su trabajo periodístico, además de fotos familiares y la biblia, la cual no dejaba nunca, según explicó su hermano Mario.

Mario Argeñal, hermano de Juan Carlos, denunció que debido a que detrás del crimen de su pariente hay políticos del Partido en el Poder, es que no prosperan las investigaciones y que al investigador de la policía que iba avanzando en las mismas, lo trasladaron a un lugar peligroso de Honduras, con la intención de que fuera asesinado y por eso debió renunciar a su cargo.

Diversos medios de comunicación llegaron a cubrir el evento, a continuación un video difundido de la actividad por el Noticiero TN5 .Véalo en este link

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.